+34 977 766 333

Hotel

Bookerclub · Abril 10, 2015 · Sin categoría · 0 comments

Hotel ubicado en Tarragona. Ideal para una escapada romántica con su pareja o para celebrar una boda con encanto. Hotel de lujo donde sus celebraciones familiares, bautizos, aniversarios y comuniones serán únicas. Un lugar en Tarragona con salones para reuniones de empresa y convenciones. Restaurante gastronómico. Enclavado entre jardines y ubicado en la Costa Dorada.

El Hotel Monument Mas Passamaner dispone de:

  • Helipuerto.
  • 4 pistas de Pádel.
  • Restaurante a la carta.
  • Restaurante Cocina vista de la Era.
  • Spa & Wellness.
  • 3 Salas de reuniones con capacidad de 12 a 250 personas.
  • Punto de recarga Tesla (2 cargadores rápidos Tesla y 1 cargador para coches eléctricos convencionales).

 

El hotel pone a disposición de sus clientes otros servicios: Bar, Piscina, Biblioteca, Aparcamiento, Jardín y nuestra Esplanada donde los más pequeños podrán disfrutar y hacer infinidad de actividades.

Mas Passamaner representa todo un estilo de vida. La forma de vida de una época inédita, romántica, llena de misterios, amantes, riquezas, orgullos, pasiones. En definitiva, una vida llena de vida. La Casa es testigo de innumerables anécdotas que traspasan el umbral de la historia para convertirse en leyenda y ese aire, ese “alma” perdura y se siente con sólo traspasar la entrada de la Casa.

Inmersa en los campos agrícolas de la Selva del Camp se encuentra la señorial casa de campo modernista obra del célebre arquitecto Lluís Domènech i Montaner. La casa, con un amplio jardín de árboles centenarios, llanuras con vistas a toda la costa de Tarragona, Cambrils y Salou y al pie de las montañas de La Mussara, Albiol y Prades.

Se trata de un emblemático edificio de noble porte catalogado de interés artístico. Su construcción se sitúa en el final del Modernismo y comienzos del Novecentismo. Fue erigido para Joan Boqué i Reverter(1858-1946), presidente de la Cámara de Comercio de Reus y fabricante de pasamanería, y de su oficio la Casa hereda el nombre. Fue el propio Joan Boqué quien, al uso de su época, decidió contratar a un gran arquitecto para poder demostrar su nueva proyección social.

Tras la muerte del propietario y después de pasar por varias manos, en el año 2001 el arquitecto palentino Ángel García Puertas, adquirió el edificio, necesitado de una profunda reforma. El “flechazo” entre Mas Passamaner y el arquitecto fue inmediato. El resultado final tras su reconstrucción así lo atestigua.

Sorry, the comment form is closed at this time.